El puente de Piedra de Logroño es uno de los cuatro puentes que atraviesan el río Ebro a su paso por la capital riojana. También se denomina Puente de San Juan de Ortega, en referencia a la capilla que existía en su margen izquierda (en honor del santo al que tradicionalmente se atribuye la construcción del puente original). La construcción actual, de Fermín Manso de Zúñiga, data de 1884, tras el derrumbe del antiguo puente en 1871.

El puente de piedra es uno de los símbolos de la ciudad, apareciendo en su escudo y siendo el lugar de entrada del Camino de Santiago a la ciudad.

HISTORIA

Aunque la tradición cuenta que fue el Santo Juan de Ortega el autor del puente original, historiadores como Fernando Albia de Castro en 1633 afirmaron que el antiguo puente había sido precedido por otro datado en el siglo X.

La primera descripción escrita conocida corresponde a la del propio Albia de Castro: tenía de largo 716 pies de vara, 12 arcos reales, 46 pies de hueco y 18 pies de anchura hay sobre él tres torres en puestos proporcionados que han servido diversas veces a todo el reino de gloriosa defensa y es blasón de la ciudad. El puente de los 12 arcos sobrevivió a una importante cantidad de reparaciones hasta finales del siglo XIX. Este puente fortificado con los torreones es el que aparece en el escudo actual de la ciudad.

En 1775 una gran riada cubrió todo el puente, provocando el derrumbamiento del primer torreón. En 1835, durante la primera guerra civil carlista, se cortó uno de los arcos y se sustituyó por un puente levadizo. En 1850 se terminados por derruir el resto de torres en ruinas. El 10 de enero de 1871, otra crecida en su parte izquierda obligó a tomar la decisión de demoler sus tres últimos arcos, que fueron sustituídos por dos nuevos. Las obras se adjudicaron el 17 de agosto de 1878, y para ello se instaló un paso provisional de madera.

Sin embargo en 1880, el paso de una sección de artillería rodada hace que el paso provisional de madera construido se venga abajo, impidiendo el paso entre ambas orillas.

Para solucionarlo, el cuerpo de pontoneros del ejército instaló una plataforma de más de 63 metros de superficie hecho con dos barcas unidas mediante vigas.
Una tragedia ocurrió el 1 de septiembre cuando la barca estaba cruzando al Regimiento de Infantería número 23. Ésta zozobró debido al desigual reparto de peso, lanzando a los soldados al agua. 90 de ellos murieron presos de pánico, pese a que el agua no llegaba a cubrirles completamente.

Debido a este accidente, el Gobierno atendió con mayor urgencia la necesidad de comunicación entre ambas riberas, construyéndose un puente de madera provisional denominado “Sagasta”, en el futuro emplazamiento del actual puente de hierro.

En mayo de 1882 se aprobó el proyecto del ingeniero Fermín Manso de Zúñiga una reconstrucción completa del puente de piedra con un presupuesto de 496.650 pesetas. El nuevo diseño (mantenido en la actualidad), de 7 arcos, incluía una rasante más elevada y el uso de pilares de forma cilíndrica y más separados entre sí, permitiendo el paso de un mayor caudal de agua bajo el mismo y, consiguientemente, una mayor resistencia. Según planos del ingeniero, los 12 arcos del puente previo eran ojivales aguas arriba y de medio punto aguas abajo, sugiriendo que había sido ampliado sucesivas veces. Los restos del puente antiguo fuero completamente derribados, con la excepción de las pilas cuarta y sexta, que, aún hoy pueden todavía verse en fechas de estío. Las cimentaciones del antiguo puente sirvieron para apoyar las cimbras de la nueva construcción.

CARACTERÍSTICAS

Tiene 198 metros de largo y 7 arcos entre pilares cilíndricos, para dejar paso a la mayor cantidad de agua posible. Los arcos, con bóvedas elípticas, tienen luz variable de entre 21,50 y 31,50 metros. El coste proyectado por Fermín Manso fue de 250.000 pesetas. La obra se realizó en dos fases: 1882 y 1883 y fue terminada en 1884. Su inauguración se hizo el 11 de junio de ese año, coincidiendo con las festividades locales de San Bernabé.

En 1917 fue ampliado con andenes de hormigón armado a ambos lados para su utilización peatonal, ampliando así el espacio para el tráfico rodado.

PLAN DE FUTURO

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento ha aprobado el anunciado proyecto constructivo de restauración, en cuya licitación ya se trabaja, y donde se proponen una serie de actuaciones que fundamentalmente mejoren el aspecto estético y consigan dar al mismo la imagen que merece. Cabe destacar que el tamaño del tablero se mantendrá, pero se modificará la distribución sobre dicho espacio apostando por una plataforma única que permitirá el reajuste necesario para ampliar las zonas de tránsito peatonal y lograr la máxima accesibilidad posible.

Accesibilidad

AccesibleAccesible
PracticablePracticable
No accesibleNo accesible

Características Generales

Accesible Entorno
Accesible Accesos
No accesible Movilidad Horizontal: Las aceras del puente tienen una anchura máxima de 1.45 m. separadas únicamente por un bordillo con el tráfico rodado, la barandilla al lado del rio tiene una altura de 1.15 m.

Dirección

Nuestra dirección:

Sagasta, Logroño

GPS:

42.4703828378, -2.44674191685

Planificar mi ruta

Deja una reseña

* La reseña quedará pendiente de moderación por parte de La Rioja Sin Barreras.
Acepto la política de privacidad
Valoración
Publicando...
Tu calificación se ha enviado con éxito
Por favor, rellena todos los campos
Captcha check failed