El origen de las Fiestas del Pan y Queso de Quel, consideradas de las más antiguas de La Rioja, se remonta a 1479, cuando la población de la Villa de Quel quedó mermada por una epidemia de peste a la que solo sobrevivieron 17 de sus 50 habitantes.

Para pedir perdón por sus pecados y acabar con la epidemia, los supervivientes salieron en procesión desde la Iglesia Mayor de la localidad hasta la ermita. Con ellos llevaron trece candelas, conocidas también como hachas, en honor a once santos de la zona, a la Virgen María (representada en Quel por la Virgen de la Antigua) y al Santo Cristo.

Las velas fueron consumiéndose pero aquellas consagradas a la Virgen y a Jesucristo resistieron más que las demás. Tras la celebración de la procesión, la mortandad por peste cesó y los vecinos atribuyeron este hecho a un milagro divino. En agradecimiento, decidieron fundar una cofradía y hermandad (de la Transfiguración del Señor, conocida popular mente como Del Pan y Queso) con trece miembros, uno por candela, y acordaron mantener la tradición de la procesión, en la que se sacaría a la Virgen de la Antigua. La procesión culminaría en la ermita de la Santa Cruz con un almuerzo de pan, queso y vino ofrecido por la cofradía para todos los vecinos y lanzado desde la balconada. De todo ello se da constancia en la Carta Fundacional y las actas originales guardadas por la Cofradía de la Transfiguración del Señor, que datan de agosto de 1479.

Actualmente el acto central se celebra la jornada del jueves 6 de agosto con la procesión y, posteriormente, con el lanzamiento de los bollos de pan y el queso.